Get Adobe Flash player

Un paseo en Victoria por Viña del Mar

Como en algunas privilegiadas ciudades del mundo, en Viña del Mar también se puede disfrutar de un entretenido paseo en carruaje por la ciudad. Una manera distinta de conocer esta metrópoli balnearia.

La ciudad estaba colmada de turistas que se daban cita frente a las principales playas. El sol nos regalaba unos rayos y nosotros teníamos muchas ganas de conocer el microcentro de la ciudad.

En las inmediaciones del Hotel del Mar, encontramos una centena de carruajes antiguos a los que los habitantes locales se refieren como “victorias”. Con sus respectivos caballos al frente, aguardaban a algún turista que solicitara permiso para abordar.

Andar en victoria constituye una manera diferente de disfrutar el lugar que se visita. En estos carruajes abiertos tirados por caballos, es más fácil admirar, relajadamente, los encantos de Viña del Mar.

Por lo general son elegidos por familias enteras o parejas de enamorados que ven en estos carruajes centenarios una atracción turística singular.

Con paso lento pero seguro, nuestra victoria tomó la Av. Perú bordeando el frente costero hasta la playa Acapulco. Luego continuó hasta el muelle Vergara, donde descendimos para observar aquel lugar, ahora devenido en paseo turístico.

Nuestro paseo continuó con el tour tradicional por la ciudad. Tomamos la Av. 8 Norte y luego la Av. Libertad. A medida que avanzábamos, podíamos observar la particular arquitectura de la ciudad. En los barrios residenciales hay bellos chalets rodeados de jardines, construidos en las primeras décadas del siglo XX, que fueron inspirados en los más variados estilos, compuestos con múltiples torrecillas-miradores.

En el borde del mar, la arquitectura está enmarcada por una serie de altos edificios que se destacan por sus amplios balcones abiertos al océano Pacífico.
Sobre la Av. Libertad nos detuvimos para observar la arquitectura gótica de la iglesia de las carmelitas y más adelante atravesamos todo el centro comercial hasta dar con la Av. 3 Norte, para doblar una vez más hacia la derecha y regresar al punto de partida.

Antes de llegar, nos detuvimos unos instantes frente al Casino Municipal para sacarnos una fotografía en la victoria con la particular edificación de fondo.

Fue una manera tranquila y distinta de conectarnos con la belleza natural de la ciudad. Es un paseo recomendable para distender las típicas tensiones del viaje dejando que los sentidos se relajen lentamente frente a la magnificencia del estruendoso mar que baña estas costas centrales.

Fuente: http://www.welcomechile.com

Foto: Marcelo Sola

Los comentarios están cerrados.